Otro padre del año

Gabriel Armandariz es un neandertal con  neurona única calcificada que no podía entender que su ex novia y madre de sus hijos no se encerrase en casa a cal y canto a criarlos entre penumbras. La madre estaba trabajando con un abogado para recuperar a sus hijos porque Armandariz se los había quitado unos meses atrás y se negaba a devolvérselos o dejar que los viera. El día en cuestión, se dedicó a mandarle mensajes de texto a su ex diciéndole que le estaba dando una oportunidad de ser buena madre (volviendo a casa con él, se sobreentiende), de no salir con sus amig@s (porque cuando él tenía a los niños ella debería estar en casa llorando por los rincones sin los niños se sobrentiende) y no sé qué más. También le mandó fotos de uno de los niños (todavía vivo) colgado del techo con una cuerda como si estuviera ahorcado. Horas después la llamó para contarle que había matado a sus dos hijos Luke de 8 meses y Gatlin de 2 años. Esto pasó en Texas en el 2011 y ahora acaba de empezar el juicio contra Armandariz. Su abogado tiene los santísimos cojones de argumentar en su defensa que la ex novia y madre de los niños había empujado a su cliente a matar a los niños. 

Comments

Popular Posts